Si acabas de comprar una estufa o tienes intención de hacerlo, es totalmente normal que una serie de preguntas pasen por tu imaginación.

La rentabilidad del producto es lo que más nos hace cuestionarnos antes de realizar la inversión, ya que en algunos casos las estufas han presentado cierta cantidad de averías o problemas de manera frecuente.

Pero ¿Sabes cuáles son las averías en las estufas de pellet más comunes? De no ser así, en esta ocasión te traemos algunos datos que pueden llegar a interesarte bastante, especialmente para evitar ciertos inconvenientes tras su uso.

Averías comunes en las estufas de pellet

Las estufas de pellet se han convertido en una opción moderna y de cierta manera ambientalmente sana, la cual nos permite mantener nuestra casa a una temperatura deseada.

El mantenimiento de este tipo de estufas es muy sencillo, pero ¡Ten cuidado! Aunque nos permitan cuidar el medio ambiente, puede que nos obliguen a gastar dinero tras muchos mantenimientos.

Los problemas más comunes son:

  1. Bloqueo de pellets 

El problema más común suele ser este, ocurre por cierta cantidad de razones, pese a ello, en la mayoría de los casos ocurre debido a un uso de productos inadecuados.

Normalmente, cuando el pellet no tiene el tamaño correcto, o simplemente es madera reciclada, pues atasca ciertas zonas de la estufa, evitando que funcione correctamente.

Otro de los problemas de bloqueo, es que al desintegrarse forma una gran masa de aserrín, la cual toca remover con cuidado.

  1. Combustible 

Aunque no sea exactamente una avería de chimeneas, es más bien un problema por descuido de uso,  el combustible en las estufas es el pellet, cuando estas se acaban es totalmente normal que el calefactor no encienda.

En otros casos, aunque tenga la cantidad necesaria el problema será la calidad del producto, el cual no es el más apropiado para que la misma encienda.

  1. Fallo en el encendido 

Los botones de encendido de las estufas son sumamente delicados, estos suelen ser los que más se dañan y toca reparar.

Debido a un sobrecalentamiento o fallas del sensor vas a tener que llamar a un técnico, en otros casos hemos visto cómo puede llegar a quemarse por el mal uso de la estufa.

Este tipo de problemas es más común cuando hay gran demanda del calefactor, un ejemplo claro de ello sería durante el invierno, que es cuando debe estar encendida todo el día.

  1. Salida de humo

El bloqueo de la salida de humo no suele ocurrir siempre, pero tras tener varios años con tu chimenea es totalmente normal que te suceda unas cuantas veces.

Sucede debido al bloqueo de los conductos, a causa de una acumulación de aserrín no deseada.

Si no se realiza limpieza cada cierto tiempo, podría hacer que los conductos se bloqueen en su totalidad y a la larga se quemen, obligándote a tener que cambiarlos.

  1. Conexión eléctrica 

Para nadie es un secreto que las chimeneas son altas productoras de calor, de hecho esa es su finalidad.

El problema está cuando dejamos las comparticiones eléctricas muy cerca de los compartimientos de calor, esto genera una acción de sobrecalentamiento de cables y de las demás conexiones eléctricas de la casa.

  1. No detecta la temperatura 

Entre las averías más comunes nos encontramos con las fallas en los sensores, ocurre por la falta de mantenimiento.

Cuando todos los conductos están sucios y nunca ha sido removido el aserrín es totalmente normal que los sensores de la estufa no logren detectar los demás pellets que hemos integrado.

En otros casos hemos visto cómo no marca el brasero lleno.

Aunque estas sean las averías de estufas más frecuentes, puedes hallar un sinfín de problemas más.