Al momento de comprar pellets de calidad, todos sabemos que se trata de un bulto o cilindro de aserrín prensado, sin embargo, en todos los casos la calidad no es la misma, por lo que es preciso evaluar los diferentes tipos de pellets que existen en el mercado.

Y es que cuando compramos pellets de mala calidad, estos pueden llegar a tener efectos negativos en la caldera o estufa que tengamos en casa.

Antes de iniciar, es preciso que tengas claro que la calidad de este producto depende mucho de la madera que se procese para sacar el aserrín prensado.

Calidad del pellet

Cuando hablamos de la calidad del pellet, debes saber que se clasifica en 3 diferentes, las cuales son: 

  • EN plus A1
  • EN plus A2 
  • EN plusB

Al usarse el término EN Plus, debes tener claro que es la calidad que se procesa, de hecho esta norma fue establecida por la UNE-EN ISO 17225-2:2014.

Una vez vayas a realizar la compra del producto, procura leer las especificaciones e indicaciones, ya que en todos los casos es diferente.

De la misma manera, debes saber que existen pellets diferentes, los cuales conocemos en 3 categorías: 

  • A1 son aquellos que han sido fabricados con la madera del tronco y algunos residuos que hacen parte de las industrias, pero no han sido tratados con ningún tipo de químicos.
  •  A2 es la producción que ha sido iniciada de árboles enteros, al igual que en el caso anterior no cuenta con ningún tipo de tratado químico.
  • Finalizamos con la categoría B de los tipos de Pellets, son de origen forestal, plantaciones y otros tipos de madera que se incluyen en el mercado; La madera que se usa en este caso, se caracteriza por ser reciclada pero no tratada químicamente.

Ten presente que este producto destinado a las calderas o estufas en ninguno de los casos puede ser elaborado con madera de demolición, ya que sería un contenido altamente tóxico.

Aprende a escoger pellet

Al momento de querer seleccionar los bultos de pellet, debes considerar ciertos detalles que son altos indicadores de un producto de calidad.

  1. Pellet de tipo compacto. Al momento de realizar la compra, el punto clave es este, verifica que no se deshaga durante su manipulación, ya que de ser así puede que contenga demasiado aserrín o polvo, llegando a incrementar un alto nivel de suciedad en el dispositivo a usar.
  2. Apariencia. Si es un producto de calidad, podrás notar como la superficie es totalmente lisa, brillante y sobre todo sin dejar rastros de polvo. Si notas que tiene colores llamativos, lo mejor es que consideres otra opción.
  3. Limpios. Se supone que al ser un producto de calidad, dentro del paquete no deben haber papeles, tierra, metales u otros.
  4. Mayor densidad que el agua. Esta prueba puede ser salteada por muchas personas, pero estaría excelente que lo llegases a considerar; Al tratarse de un producto de calidad, notarás como rápidamente se sumergen y al cabo de 5 o 10 minutos no deberían deshacerse.

Aunque sean detalles sumamente básicos, debes saber que son esenciales al momento de verificar la calidad del producto.

No todos los proveedores nos ofrecen un buen producto, por lo que tendremos que verificar por cuenta propia.

Nota: ‘’Sugerimos que compruebes cada uno de los sellos de seguridad, asimismo las certificaciones, de esta manera podrás saltarte todos los pasos anteriores, verificando que realmente estás adquiriendo algo que vale la pena y no estropeara la estufa’’.

¡No olvides que con un buen pellet nuestras estufas tendrán mayor vida útil!